Para los niños, el día de su Comunión es sinónimo de felicidad (regalos, familia, amigos, ser los protagonistas…) Serán tus mejores modelos. Mucho se tendrían que torcer las cosas para no conseguir unas fotos espectaculares, ¡punto a nuestro favor!
Elige el mejor lugar
Para enriquecer tus fotos puedes apoyarte en los decorados. Cuida mucho los fondos. Escoge el mejor rincón, busca un parque con encanto, una bonita pared de color claro, la entrada de la iglesia, una fuente…

Anticípate por lo que pueda venir

Hay un dicho que dice: “Si no se te ocurre nada, copia” Inspírate previamente viendo trabajos en internet y memoriza poses, estilos, ideas… Si llevas los deberes hechos tendrás más capacidad de reacción y podrás improvisar.

 

Nuestro modelo es el protagonista

Este es su día y no podemos arruinarlo presionandole. Hay que dejar que esté cómodo. Su felicidad se verá reflejada en nuestro trabajo final. Hazle reír, sé divertido, juega… que se relaje y pueda ser él/ella mismo/a. Piensa que no todos los días un niño viste con un incómodo traje para ser el centro del universo.


Cuidado con los comentarios

¡Los niños se cansan de todo!, necesitan cambiar de actividad continuamente. Es un sacrificio tener que estar posando, cuando lo que deseas es ir a jugar con sus amigos, ¿no?. Tu trabajo será en parte el de psicólogo. Arruinaras tu sesión de fotos con comentarios del tipo: -“Gírate que así se te ve muy grande la nariz”. ¡No des importancia a un complejo!

Cada niño es un mundo

Con esta edad los niños ya están forjando su personalidad. Los hay más extrovertidos, más tímidos… Que toda la familia y amigos estén de espectadores no es la mejor opción para iniciar la sesión. Unos se pondrán nerviosos y estarán intimidados, otros harán el tonto… ¡Prueba a estar los dos a solas! Poco a poco podrás incorporar a más personas.

 

Seguridad en uno mismo

Busca su juguete favorito, algo con lo que disfrute, un lugar que le agrade y verás amplificada su confianza en tu reportaje.

¿Mirar al objetivo?

¡Es fácil! Un sencillo truco es colocar un pequeño pajarito, unos ojos, un muñeco o alguna ocurrencia similar en la cámara. Nuestro modelo sabrá dónde mirar cuando se le ordene y su mirada será más relajada.

Para finalizar el mejor consejo de todos

¡Contagia felicidad! Deja los nervios en casa. Este es un día para disfrutar y eso es lo más importante.

A %d blogueros les gusta esto: