Llega la época de comuniones y seguro que querrás diseñar un álbum digital con las fotos de los mejores recuerdos. Descubre qué cosas debes tener en cuenta para diseñarlo como un profesional.

Lo primero en lo que debes fijarte es en la calidad de impresión

Para un día tan especial, elige siempre impresión fotográfica. Es una apuesta segura que no te fallará. Los detalles del vestido, los colores de las flores… quedarán perfectos.

Otros tipos de impresión como el digital, suelen ser más baratos, y se consiguen buenos resultados, pero te alegrarás de invertir en un día que querrás recordar toda la vida con la mejor calidad.

Elige el tipo de papel

Si quieres apostar por un acabado profesional y duradero, escoge un papel anti-huellas. Evitarás arañazos, huellas, roces e incluso salpicaduras de agua. Tu álbum digital, se conservará como el primer día.

Instrucciones para diseñar libro comunión

Una vez que hayas elegido el papel y la impresión, apuesta por un formato fácil de componer.

El álbum de fotos horizontal es el más versátil y cómodo. Si lo que quieres es innovar y no es tu primer álbum, prueba con un formato cuadrado. Estos formatos son los más fáciles para diseñar y evitarás dolores de cabeza que nos encontramos con formatos verticales.

 

Planifica bien las fotografías para tu álbum de fotos

Seguro que querrás tener un recuerdo de todos los invitados. Planifícalo bien  y haz fotos de grupo, mientras más invitados en la foto, mejor, así los tendrás a todos, en menos fotos.

 

Seguro que tienes montones de fotos en las que estáis súper guapos, y querrás ponerlas todas. Eligelas bien y no pongas más de cuatro fotos por página. El blanco, creará un efecto de marco que le dará ese toque de calidad.

 

El blanco también es importante

Un truco muy utilizado por fotógrafos profesionales es poner una foto en mitad de la página, ocupando en la misma proporción de blanco que la foto. Conseguirás que todas las miradas se fijen en esa foto que quieres recordar.

 

Hay álbumes digitales con clip arts o fondos infantiles, o incluso de primera comunión. Huye de los dibujos. Un buen profesional nunca los usaría. Tendemos a rellenar los huecos y a poner elementos de más, por lo que si no eres un experto, será probable que acabes abusando de ellas haciendo un diseño demasiado informal.

 

Otra idea es componer páginas en blanco y negro, destacando aquella foto que os tiene enamorados, ¡quedará espectacular!.

 

Recuerda, que el protagonista es el niño, y algo súper importante “MENOS ES MÁS”. Prueba a usar una foto de primer plano ocupando toda la página. Su mirada llamará la atención y él o ella se sentirá el rey o la reina.

 

No te olvides de poner nombre y fecha, será algo que querréis recordar para toda la vida. Escoge una tipografía que se lea bien. Puedes elegir una fuente más clásica que nunca pasará de moda, como Georgia (en cursiva funciona muy bien) o una más modernita, o incluso, alguna con un toque infantil… eso va en el gusto de cada uno, pero sobre todo, recuerda. ¡Por muy bonita que sea, si no se lee, no sirve!.

 

Elige un álbum digital que encuadrar las fotos. Primero puedes preparar las fotos en programas como Photoshop para corregir luces o problemas de color, pero los encuadres y efectos déjalos para editarlo en el propio programa donde diseñes el álbum digital. Así no habrás perdido el tiempo cambiando tamaños  de fotos en un programa aparte, para que luego no te encajen con el diseño de página.
Por último, pon especial atención alineando bien las fotos, esos pequeños detalles, son los que marcan la diferencia.

A %d blogueros les gusta esto: