Un excelente recurso para darle un toque original a tu casa es decorar tu habitación con fotos y asignarle un toque más personal.

Pero muchas veces nos limitamos a colocar fotos enmarcadas en muebles y paredes y olvidamos otras alternativas que tenemos a nuestra disposición.

Por eso hoy queremos compartir contigo 10 ideas originales, para que tengas siempre a la vista esas imágenes que te traen tan buenos recuerdos.

Son proyectos divertidos, con distintos grados de laboriosidad. Ninguno requiere de grandes habilidades manuales, pero sí que hay algunos que necesitan más trabajo y paciencia. Los resultados lo compensan, porque crearás objetos únicos con los que podrás expresar tu lado más creativo.

¿Te animas? Pues entonces, ¡manos a la obra!

Ideas para decorar con fotos familiares

Las fotografías familiares permiten crear espacios muy personales, pero queremos darles un nuevo giro y exhibirlas de una manera diferente. Además de revivir emociones y sentimientos, las conviertan en auténticas piezas decorativas.

Ideas para Decorar tu Habitacion

Un árbol de fotos

Ya hemos hablado de los árboles genealógicos hechos con fotos, y te hemos propuesto distintas alternativas. Pero en este caso lo que queremos aprovechar es la belleza de los elementos naturales, para añadir un toque de sofisticación a tu sala.

Elige algunas ramas secas largas y colócalas en un bonito jarrón alto de vidrio. Después, con la ayuda de pequeñas pinzas de madera o unos clips cuelga tus fotos en cada ramificación. Se verá fantástico en el suelo o sobre una mesa esquinera.

Fotos divertidas por comparación

Hay muchas formas de colgar fotos en tus paredes, pero la composición y tema de las imágenes son los que determinan el efecto final del montaje.

Aquí te proponemos una labor de investigación, pues se trata de buscar fotografías familiares antiguas y recrearlas en la actualidad.

Puede ser esa foto de los niños cuando eran pequeños, jugando entretenidos o haciendo muecas. Una vez hayas elegido la imagen más divertida, pídele a los protagonistas que se vistan de manera similar y repitan esa pose, para tomar una nueva fotografía.

Luego imprime ambas imágenes y cuélgalas una junto a otra. Verás qué bonito resultado consigues y cuántas historias evocarán.

Ideas para Decorar tu Habitacion

Otra opción es buscar imágenes de abuelos, padres y nietos, en las que se evidencien los parecidos. Forma un collage con ellas o imprímelas por separado y colócalas juntas.

Te sorprenderá lo mucho que llaman la atención y las conversaciones que generarán entre tus visitas.

Letras y fotos

Con unas letras corpóreas de aglomerado puedes personalizar las habitaciones de los niños o crear unos hermosos cuadros para tu sala o cuarto principal.

La tarea es muy sencilla, pues solo deberás forrar completamente cada letra con fotos pequeñas y luego colocarlas en la pared.

Como es un soporte ligero, puedes usar cinta adhesiva si quieres pegarlas directamente. Pero también puedes crear cuadros con cada letra y formar una palabra.

En este caso usa unos marcos de dos láminas de vidrio o metacrilato sujetos por un listón de madera sencillo.

Pega las fotos en la tapa posterior y cubre con la lámina frontal. El espacio vacío alrededor de la imagen permitirá que la pared haga el efecto de marialuisa o paspartú. 

Fotos en el techo

No hay mejor manera de tener dulces sueños que evocando momentos de felicidad. ¿Por qué no aprovechar entonces el techo de tu habitación para colocar esa foto de un atardecer espectacular o una noche estrellada?

Ideas para Decorar tu Habitacion

Elige un formato grande que se adapte a la forma de la estancia, alargada o cuadrada, y colócala hacia el cabecero de tu cama. Te recordará que por muy difícil que haya sido tu día, siempre habrá tiempos mejores.

Mesa de fotos

Esta es una idea muy sencilla que tiene un resultado espectacular. Se trata de forrar una mesa auxiliar con fotografías. Puede ser una mesita para la sala o para el cuarto de los niños, completamente tapizada con imágenes.

Solo necesitarás elegir una buena cantidad de fotos y armar con ellas un collage sobre la mesa. Combina imágenes de distintos tamaños, y no te olvides de forrar también los cantos y las patas.

De esta manera podrás transformar un mueble viejo o que necesite restauración en una pieza única y muy personal.

¿Cómo se hace?

Empieza por limpiar muy bien la superficie de la mesa y, de ser necesario frótala con un papel de lija para emparejarla.

Luego, haz una mezcla de cola vinílica y agua, a partes iguales y aplícala sobre la mesa en pequeñas secciones, para que no se seque la pega.

Coloca las fotografías y cúbrela completamente. Para las patas, elige fotos más pequeñas o recorta las imágenes grandes. Deja secar muy bien.

Para finalizar, aplica una o dos capas de barniz mate para proteger las fotos y poder limpiar la mesa sin preocuparte porque se puedan dañar.

Una puerta muy especial

Si tienes una puerta clásica de madera, que ya se ve muy desgastada, puedes darle una nueva vida, forrando con fotos sus paneles.

Procede de la misma manera que con la mesa de fotos, aplicando una capa de cola y agua y pegando directamente las imágenes. Es una idea muy apropiada para las habitaciones de los niños y las puertas de los espacios privados de la casa.

Pero si no quieres intervenir la puerta, puedes enmarcarla con fotografías, será una buena manera de identificar las habitaciones de los niños, con su sello personal.

Puedes fijarlas directamente en la pared con cinta adhesiva o elegir pequeños marcos de formas y estilos diferentes, para un efecto más llamativo.

Objetos decorativos hechos con fotos

Tus fotografías también pueden convertirse en accesorios decorativos muy particulares.

Ideas para Decorar tu Habitacion

Fotos en bloque

Esta es una propuesta que no implica mayor trabajo, pero que destacará en cualquier repisa, mesa de centro o escritorio.

Se trata de aprovechar los innovadores soportes del Photoglass y del Photowood. En ambos casos se trata de bloques sólidos de metacrilato o madera natural, respectivamente.

La impresión se realiza directamente sobre estos materiales. Son una manera atrevida de realzar tus fotografías.

En Snappybook puedes conseguir Photoglass en tres medidas, 10 x 15 cm. 13 x 18 cm y 20 x 20 cm, mientras que el Photowood solo está disponible en tamaño 20 x 20 cm.

Juego de cartas

Si al abuelo le gusta la baraja, ¿por qué no regalarle una muy especial? Es tan simple como hacer una sesión de fotos con los niños y recrear las figuras de las cartas, y luego imprimirlas en tamaño 7 x 10 cm.

Así, tendrá siempre cerca a sus nietos y podrá presumir con los amigos de lo guapos y grandes que están.

Cojines

Abrazar un cojín es un acto instintivo cuando nos sentimos solos o un poco tristes. ¿Te imaginas cuánto más reconfortante puede ser si ese cojín tiene la foto de la persona que desearíamos que nos hiciera compañía?

Pues ahora es muy fácil, porque puedes crear tus cojines personalizados en la página de Snappybook y recibirlos en casa al cabo de pocos días.

Pero no te creas que solo servirán de consuelo, pues también podrías imprimirlos con fotos de paisajes de lugares que inviten al relax y aportar así un toque de color a tu sala o rincón de lectura.

Puedes elegir entre el formato estándar, disponible en tres medidas, 40 x 40 cm. 50 x 50 cm y 50 x 60 cm. O el singular cojín en forma de corazón, para expresarle todo tu cariño a esa persona especial.

Todos los modelos se imprimen en una cara y son lavables, pues están realizados en tejidos sedosos y muy resistentes.

El único cuidado que debes tener es el de evitar usar lejía, para garantizar la estabilidad de los colores de tus fotos.

Velas fotográficas

Con un poco de paciencia puedes crear unas velas únicas que destacarán en cualquier habitación y despertarán la curiosidad de quienes las vean.

No es exactamente una impresión, sino la transferencia de una foto, usando materiales que seguro tienes en casa.

Ahora que viene Halloween esta es una bonita labor de bricolaje que puedes hacer con la foto de tus niños disfrazados.

Solo necesitas una vela, papel de cera (o parafinado), un secador de pelo y una fotografía impresa en papel de bajo gramaje, no fotográfico.

Asegúrate de que las dimensiones de la foto no sean mayores que el perímetro de la vela. Es preferible que dejes un margen libre en la parte superior e inferior de la vela, para facilitar la tarea.

¿Cómo se hace?

Antes de empezar, corta una porción de papel parafinado un poco más grande que tu fotografía.

Lo primero que debes hacer es rodear la vela con la imagen y fijarla con espray fijador o pegamento de barra. Para que no se mueva durante el proceso de transferencia.

Coloca encima el papel parafinado y aplica calor con el secador de pelo sobre toda su superficie. Esto podrá demorar algunos minutos.

Dependiendo de la potencia del secador, pero verás cómo el papel parafinado va soltando cera sobre la foto y fusionándola con la vela.

Cuando el papel encerado esté completamente adherido, retíralo con cuidado y deja que la vela se enfríe. Y ya tendrás lista tu vela impresa con fotografías.

 

A %d blogueros les gusta esto: