¿Por qué dejar en blanco tus paredes cuando seguramente tienes miles de fotos guardadas en cajas o en tu ordenador? ¡Saca provecho de tus mejores recuerdos y utilízalos como elementos decorativos! Seguidamente encontrarás muchas ideas para decorar con tus fotos enmarcadas.

Antes de buscar clavos y martillo, lo primero será seleccionar las fotos. Ordenándolas según una temática definida: fotos de familia, viajes, paisajes, etc.

También puedes agruparlas por colores o formatos (panorámicas, verticales, redes sociales). Todo dependerá del motivo que hayas elegido y la habitación que desees decorar.

¿Dónde colocar cada fotografía?

En las áreas comunes suelen utilizarse imágenes de paisajes o eventos sociales. En las habitaciones tienes mayor libertad. Y puedes colocar fotos de ocasiones más íntimas.

En cuanto a las fotografías familiares, son una buena antesala hacia los espacios privados. Por lo que generalmente se ubican en los pasillos y escaleras.

 

Por otra parte, debes hacer un inventario de los marcos de fotos que tengas disponibles. Y clasificarlos por colores, tamaños y estilos.

Establece tu estilo

Una vez tengas a mano todos los recursos necesarios podrás comenzar a conceptualizar el montaje. Cuando se trata de imprimirle un toque personal a tu hogar, no hay limitaciones. Pero debes tener claro desde el principio cual es el efecto que deseas conseguir.

Aunque te atraigan los estilos más desenfadados e informales, no se trata de colgar tus fotos a lo loco, sino que debes seguir un plan para conseguir un resultado bien logrado.

Ideas para colgar fotos en la pared

Deja que la intuición te guíe y elige el estilo que mejor se adapte a tu decoración.

Composición prolija

Si eres una persona metódica y muy ordenada, probablemente prefieras una composición prolija. Donde los tonos de las fotos y los marcos sean similares.

En este caso resulta muy conveniente usar imágenes del mismo tamaño y colocarlas formando una cuadrícula. Ubicando los marcos en línea recta, respetando los niveles y separación entre ellos.

Colócalos formando una franja sobre el sofá. O cubre por completo una pared lateral creando una galería de marcos que se convertirá en el punto focal de tu salón.

Usa tantas fotos como quieras

Puedes usar tantas fotos como quieras, e incluso podrías ubicarlas desde el ras del suelo. Eso sí, asegúrate de que ningún mueble obstaculice la visual, pues la idea es que esa pared sea el centro de todas las miradas

También funcionan de maravilla en las escaleras. Puedes seguir ese ordenamiento horizontal, usando como línea base la del primer descanso de la escalera y completando la composición hasta el techo. O trazar una línea diagonal que ascienda con una inclinación similar a la de los peldaños.

Composición vintage

Igualmente puedes crear un rincón vintage con marcos envejecidos, fotos antiguas y reproducciones de cuadros famosos.

Obviamente esto requiere del apoyo de otras piezas de estilo, como un sillón de orejas o una lámpara de araña. Se convertirá en un espacio de lectura muy acogedor y será un refugio perfecto en las tardes lluviosas.

Composición barroca

Y si te gusta el ambiente barroco, pero no renuncias a la modernidad, puedes crear una composición abigarrada. Con marcos sencillos y del mismo color colocados uno junto al otro.

Las fotos apenas quedarán separadas por el grosor del marco. Cuando las cuelgue en la pared, disponerlas de tal modo que formen un bloque de bordes uniformes, sea cuadrado o rectangular.

Para ello, alinealas en el margen inferior y combina fotos panorámicas con otras verticales de diferentes tamaños. Asegúrate de ubicar las fotos más grandes y que desees destacar en el centro de la composición.  Y rellena los espacios vacíos con imágenes más pequeñas.

Logra en efecto jovial y distendido

Otra opción muy interesante es forrar los cantos de las paredes con fotos enmarcadas. Aquí puedes prescindir de la simetría y enfocarte en conseguir imágenes que aludan a un mismo tema y cuenten una historia. Esto crea un efecto muy jovial y distendido y aporta un toque muy personal a la decoración.

También puedes conseguir este efecto colocando fotografías de idéntico tamaño. Cubriendo solamente un lateral de una viga o columna, resaltando el elemento arquitectónico.

Esta es una muy buena alternativa para espacios no tan amplios. Donde una pared completa de fotos pudiera resultar un tanto agobiante.

No solo puedes colgar tus fotografías en las paredes, pues existen otras formas de incorporarlas en tu decoración.Por ejemplo, puedes colocar unas baldas sobre el televisor o el sofá y colocar allí todos tus marcos de fotos.

Fotos Enmarcadas Decoracion

Incluso hay una buena idea para los pasillos o áreas estrechas, que consiste en instalar unas repisas de no más de cinco centímetros de ancho con un pequeño borde, para que puedas apoyar los marcos entre el entrepaño y la pared, con una ligera inclinación. Puedes colocar los más grandes pegados al fondo y los marcos pequeños en primer plano.

Decorar con fotos sin enmarcar

Seguramente has visto muchas fotos en las redes sociales y revistas de decoración, en las cuales se fijan las fotografías directamente en la pared, prescindiendo de marcos, o simulándolos con washi tape.

Washi tape

Esta es una cinta adhesiva de papel de arroz, disponible en colores sólidos o con diseños variados. Con la que puedes crear divisiones en la pared para bordear tus imágenes. Quedan muy bien en las habitaciones de los niños o en el cuarto de la televisión, por su colorido e informalidad.

Una variante que enriquece esta alternativa es intercalar entre las fotos vinilos con textos alusivos a las imágenes. Eligiendo cuidadosamente las palabras y las tipografías puedes lograr un espacio muy acogedor.

Tender fotografías

Otra alternativa es hacer uso de cuerdas y pinzas, para literalmente “tender” tus fotos. Puedes simplemente fijar las cintas a la pared, con la ayuda de unas chinchetas u optar por unos marcos de pinzas como los que podrás encontrar en Snappybook.

Se trata de marcos de madera huecos, disponibles en medidas de 30 x 40 cm. 40 x 50 cm y 50 x 70 cm, en acabados de madera natural, negro o blanco.

Además de la opción tradicional, en la cual las cuerdas se alinean paralelas en horizontal, hay una curiosa versión con cintas en zigzag. Son ideales para destacar fotos en pequeño formato, de hasta 11 x 15 centímetros, y alegrar cualquier pared.

Foto mural

Pero si quieres un foto mural, no necesitarás ningún tipo de encuadre, pues la magnitud de la foto será suficientemente llamativa. Puedes armarlo combinando varias fotos pequeñas o con una serie de ampliaciones que completen una imagen o recreen un momento en particular.  

Con esta alternativa también puedes decorar tus paredes hasta media altura. Por ejemplo, reproduciendo un motivo de la naturaleza o una forma geométrica.

Esta solución queda muy bien en el área del comedor y funciona como una suerte de papel pintado personalizado. Para calcular la medida de tus fotos debes considerar que la altura recomendada es de unos 70-75 centímetros. Para que quede alineada con la mesa del comedor.

Fotos enmarcadas en el baño y la cocina

Estas dos áreas con frecuencia son las más olvidadas cuando se piensa en decorar las paredes de la casa. Sin embargo, las fotografías  constituyen una excelente opción para darles una nueva vida a unas losetas desgastadas o una decoración fría y aburrida

Decoracion con fotos enmarcadas

En el mercado hay alternativas de impresión duraderas y resistentes a la humedad.  Las cuales resultan muy prácticas para colocar imágenes de grandes dimensiones.

Pero si buscas un efecto más acogedor, que recuerde a la cocina de la abuela, puedes echar mano de marcos acrílicos o de metal. Que puedan limpiarse fácilmente. Así, tus fotos estarán protegidas del sucio y la grasa. Y con solo pasar un paño humedecido en vinagre o en limpiador de cristales tendrás tus cuadros en perfecto estado.

Cocinas de maderas combinación perfecta con marcos de metal

En una cocina con muebles de madera, por ejemplo, quedan muy bien los marcos de metal pintados en colores vibrantes. Pues rompe con la monotonía y las moderniza.

Si por el contrario quieres reforzar su aspecto tradicional, opta por marcos envejecidos. O elaborados en metal con revestimiento de cobre o bronce.

Y aunque el marco protege las fotografías, nunca está de más ubicarlas lejos de la vitrocerámica y la zona de trabajo. Para que su mantenimiento sea menos complicado.

Recomendaciones finales para decorar con fotos

Aunque la decoración de tu casa es un asunto muy personal que debe reflejar tus gustos y preferencias. Si no quieres que tu hogar parezca un museo. O se vea anticuada por la acumulación de marcos y fotos desordenadas, conviene que tomes nota de algunas premisas:

Cantidad de cuadros

Puedes colocar tantas imágenes como quieras, pero sin olvidar el sentido de la proporción.En los espacios pequeños un foto mural o una pared completa de fotos puede resultar muy pesada. Así restar visualmente metros cuadrados.

En esos casos es preferible optar por una sola imagen grande. Por ejemplo, de 100 x 150 cm. Situada en el centro de la pared, o marcos muy ligeros, con espacios libres a su alrededor.

Composición

Hay algunos trucos que pueden ayudarte a generar la sensación de mayor amplitud. Una disposición horizontal de las fotos, por ejemplo, alarga las paredes. Mientras que una franja de fotos pequeñas a media altura puede dar la impresión de que los techos son más altos.

Por otra parte, las composiciones geométricas dan dinamismo a los espacios, e imprimen un toque de estilo en cualquier habitación.

A %d blogueros les gusta esto: